sábado, 2 de mayo de 2009

DESTELLOS OTOÑALES

Una flor en la vereda,
una calle con hojas
una reja abierta...
El otoño vistiendo
de tornasolado,
árboles y cosas.
la brisa aún cálida
abanica fragancias
que traen recuerdos
de mágicas nostalgias.
El tiempo se detiene;
se despereza
de la siesta veraniega,
se acurruca en los rincones
del alma, para dejar paso
a una pequeñisima llama
que enciende las miradas,
con destellos fulgurantes.
Otoño comenzando
su despliegue dorado,
de ocres a amarillos,
de amarillos a rojos
diamantinos...
Broche de oro
de un intenso verano.
Ester-Colibrí

4 comentarios:

salvadorpliego dijo...

Otoño muy colorido el tuyo. Genial!!!!

El viaje a Colombia fue estupendo. Y gracias por preguntar

María Susana dijo...

El otoño es pata mi la estación mas bella, todos sus dorados y sus tojos oscuros, esa plenitud de cielo azul intenso, el otoñoinvita a la poesía al amor a tantas cosas!
Me encató tu poema!
Cariños
M-susana

Persis dijo...

Ah, el otoño... ¡la estación más hermosa! Pasá por mi blog, tenés un premio

El Señor de Monte Grande dijo...

Siempre me gusto el otoño, pero hoy no lo se me trae recuerdos de momentos ya perdidos.

Un abrazo desde MG