domingo, 6 de septiembre de 2009

ESCENARIO DE LA VIDA

Trajes, mascaras,
rostros pintados,
pelucas...
Ficción y realidad,
presente y pasado,
futuro bosquejado
en noches de dolor.
Buscando en la música
de fondo del primer
o del último acto,
una marca indeleble
que nos recuerde
el momento crucial
de la actuación.
Con telones
o sin ellos.
En un tablado o a piso.
Representar situaciones
difíciles de creer.
Recrear el universo
del ayer...
Quijote y sus molinos,
Squilo y su "Prometeo encadenado".
Falsos dioses que prometieron
y prometen lo que no pueden,
o no quieren conseguir.
Aún con el fuego
en sus manos...
El hombre sigue
en la oscuridad de su destino.
El que él mismo se labró.
Dilapidó alegrías,
olvidó canciones,
que hoy pisotea
con silencios,
sin pensar que ayer,
fueron gritos de, ¡Libertad!
Ester-Colibrí

3 comentarios:

E.P.E. dijo...

La vida en la cual escenificamos lo que vivimos penas o alegrías, llantos o risas, es un gran escenario en el cual nosotros somos los protagonistas.

Saludos y besos.

salvadorpliego dijo...

Y ese grito perdura, el del cierre, hasta el final.

Mucha fuerza en tus versos.

Un fuerte abrazo para ti.

Helen Maran dijo...

Si una furza de torrente cuando escribis, porgo la parte final del otro comentario, por si alguien tiene el mismo problema,vez no estaba en tus seguidores y me puso que no podia acceder, pero lo burle poniendo la cuenta yahoo voy ha tener que hacer esto con todos, flor de trabajito, besos dulce y gracias por estar siempre.