jueves, 8 de enero de 2009

Tarde de lluvia


Tarde para escribir,
conjugar el verbo
y sus variantes,
reír, emocionarse.
Juntar recuerdos,
apilarlos por clases:
los bonitos, los clásicos,
los insulsos abstenerse,
los tristes o deprimentes,
no cuentan...Desaparecen!.
Atraer los que inundan la sangre,
como corceles mágicos.
Tarde de Duendes
recorriendo los estantes,
perdiéndose en los cajones,
durmiendo en los satenes.
Bailando entre percheros
invisibles a los ojos.
Susurrando en mis oídos,
canciones leves, dibujando
en mis pestañas el arco iris.
Saltando entre mis dedos,
porque saben que sin ver,
los veo...y les escribo a ellos...
¡Mis eternos compañeros!
Ester-Colibrí

3 comentarios:

SILVIA dijo...

COLIBRI¡¡ SIN DUDA LA TARDE DE LLUVIA INVITO A TUS DUENDES AJUGAR Y COMPONER ALGO TAN LINDO¡¡¡¡
HERMOSO¡
ADORO LOS DIAS DE LLUVIA AUNQUE A MI LAS MUSAS NO M E VISITAN, PERO SON DIAS PARA SOÑAR Y RELAJARSE¡¡¡
BESITOS AMIGA¡¡

La Calderón dijo...

Hola Colibrí, tu metáfora del placard, con sus cajones, con sus percheros, donde se guarden y se cuelgan los recuerdos, y luego, poco a poco, en tardes de lluvia, cuando no puedes hacer otras cosas, te dedicas a ordenar los estantes, y seleccionas, y separas, y arrojas los inservibles que a veces no sabemos ni por qué guardamos, y sacamos los bellos, los que nos regocijan.......¡¡Qué forma exelente de expreser la visita de los buenos duendes!!
Un besote, y gracias por visitar mi blog.....
Susana..........

emulodeCharlot dijo...

Hola Colibri!!
Leer tus trabajos en un blog, bueno, es algo nuevo para mi.. Pero hay que estar al día, te invito a visitar mi blog, desde ahora te sigo.
Bonito blog tienes
Saludos
Saúl